La historia de Perry (Un relato de Minecraft)

Esto pasó hace no mucho tiempo, pero no por eso demerita su interés o importancia.
steve beats skeleton
Algo de lo que me gusta cuando juego Minecraft con Maximo es que, en ocasiones, vivimos aventuras mágicas, llenas de emociones y algunos aprendizajes. Y es en esta ocasión que voy a escribir acerca de la historia de Perry.

En una de tantas aventuras que hemos vivido Max y yo, decidí que era tiempo explorar mas allá de la pequeña península que nos servía de refugio y hogar, para esto comencé a abrir un pequeño canal , para esto Max se atreve a aventurarse conmigo para explorar mas allá del pequeño canal que abrí.

Cual va siendo nuestra sorpresa que encontramos un lobo cerca de la playa, Max, al tener mayor instrucción que yo en el juego gracias a los numerosos videos de YouTube, sabía que al ofrecerle un hueso el Lobo sería domado y nos seguiría.

Asi pues, me dispuse a ofrecerle varios huesos hasta que por fin se volvió dócil y comenzó a seguirnos, justo en ese momento Max me pregunta “¿Cómo voy a nombrarlo?”

– ¿Cómo vas a llamarlo, papí?
– Hmmm no lo sé, ¿Te gustaría ponerle un nombre?
– Hmmm, Hmmm… lo vamos a llamar Perry
-¿Perry? ¡Me gusta!

¡La aventura apenas comenzaba! para aquellos que aun no conocen del juego, en Minecraft juegan un papel importante los tiempos del día, ya que de noche empiezan a salir monstruos y en general el juego se vuelve un poco mas agresivo.

¿Mencioné que había hecho un canal? bueno, creo que esto implica que del mismo modo viajamos Max y yo en una balsa, al caer la noche, de la penumbra aparece una bruja que lanzaba pociones de envenenamiento, y es ahí donde empieza mi misión para poner a Max en resguardo.

– ¡Papá, la bruja nos va a matar!
– ¡Claro que no, hijo! ¡Sube! ¡Vamos a nuestra casa!
– Tengo miedo…
– Es un juego hijo, no debes temer

Curiosamente, al llegar a la bahía que representa nuestro hogar, me encontré con la sorpresa de que nuestro nuevo amigo Perry ya no estaba con nosotros.

– Max, ve a la casa y cubrete, yo iré a buscar a Perry
– Ok papi, ¡ten mucho cuidado!

Al navegar de vuelta, naturalmente, tuve que lidiar con la bruja que habíamos dejado atrás… aunque no fue una batalla sencilla, salí perfectamente bien librado de ahí, en busca ahora de nuestro nuevo “mejor amigo”

Cabe mencionar que, en Minecraft, los lobos domesticados tienen 2 comportamientos, basicamente, uno en donde se quedan “sentados” donde les indiquemos, y otro donde nos siguen, si por alguna razón el lobo nos pierde de vista, aparecerá automáticamente detrás nuestro, yo en ese momento desconocía ese comportamiento, y creí importante subir al lobo a mi pequeño bote.

De mas está mencionar que eso me costó algo de tiempo, en cuanto terminé me encontré con la amarga sorpresa que la noche rompió en llanto y terror, desencadenando una terrible tormenta eléctrica, a la par, mas monstruos salían por detrás de las colinas dispuestos a acabar conmigo y con mi nuevo amigo

– Papá, ¡corre! ahi vienen los malos
– Si hijo, estoy corriendo
– Papá, está lloviendo, te vas a mojar

Me costó un poco de trabajo encontrar el camino de vuelta, ya que, a veces, en el juego la orientación es un poco confusa (o quizá yo aún soy neófito)

Al lograr llegar a la bahía de nuestra casa, veo con agrado que nuestro lobo me seguía, ¡incluso al llegar a tierra firme se agita y seca el agua! llegando sanos y salvos.

Máximo ya le tenía preparado una pequeña alberca dentro de la casa para Perry, del mismo modo un pequeño hueco en la pared que servía de casa para perros, parecía que Perry se quedaría con nosotros un largo tiempo.

Esa misma noche tormentosa, llegan unos monstruos a las afueras de nuestro refugio, y tanto Max como yo salimos a pelear, cuál va siendo mi sorpresa que ahora no estábamos solos, pues Perry se lanzaba ferozmente contra esos zombies y esqueletos…

Lamentablemente, lo mismo hizo con un Creeper, el cual alcanzó a dañarlo considerablemente, cual va siendo mi sorpresa, que nuestro pequeño amigo virtual se atraviesa en la trayectoria de una flecha que iba a impactarle a Máximo, terminando así con la vida virtual de nuestro pequeño guardián.

Fue muy triste, pero muy noble por parte de ese personaje cuyo único propósito fue defender a sus nuevos amos, y para que no quede en el olvido, esta es la historia de nuestro querido amigo Perry.

Anuncios
La historia de Perry (Un relato de Minecraft)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s